COVID-19, Vacunas

Las vacunas para COVID-19 de Ursula Von der Leyen

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es fotoursula-1.png

Bajo el título de una película de serie B, se propone una descripción de  las vacunas contra el SARS-COV2 que se incluyen por el momento en la estrategia común  europea y serán por tanto, las que se distribuirán en los países miembros de la Unión.

Si durante la II Guerra Mundial hubo un avance sobresaliente de la industria  aeronáutica, electrónica, médica y sobre todo armamentística, hoy en día estamos viviendo una situación en cierto sentido comparable. Es destacable reseñar que de las seis especialidades farmacéuticas que estarán disponibles en la U.E., dos de ellas pertenecen a una plataforma desarrollada muy recientemente (vector viral no replicante)  y tres de ellas corresponden a un  nuevo mecanismo de acción (ARN mensajero).

No obstante, como ya se comentó en este blog hace unas semanas, las vacunas no son churros.  Ante este espectacular empuje tecnológico conviene vigilar determinados aspectos, no solo de seguridad  sino también los relacionados con su efecto en la práctica clínica real y por tanto, el control de la pandemia.

Vacunas de ARN mensajeros

Se fundamentan en inyectar nanopartículas que contienen ARN-mensajero con la información para expresar la proteína S. Simplificando, esta molécula se encuentra en la cubierta del coronavirus e induce la  producción de anticuerpos que previenen una infección posterior.

1. Vacuna Pfizer-Biotech (Dos dosis separados por 28 días) Sin duda la que está ocupando más páginas en los periódicos y a fecha de hoy,  la única del catálogo de Ursula que se está usando en varios países como Reino Unido, Bahrain, Canadá, Arabia Saudí, Estados Unidos o Méjico. Y previsiblemente hoy 21 de diciembre esperamos el dictamen positivo de la EMEA, con el nombre de ComirnatyR .

Superadas las inusitadas notas de prensa, se publicaron en New England los resultados preliminares de su ensayo en fase 3.   Esta investigación se realizó con 43.548 voluntarios sanos,  mayores de 16 años,  considerando también a pacientes crónicos estables, incluyendo VIH, hepatitis B y C. Se descartaron embarazadas, personas con historia de COVID-19, inmunocomprometidos o con tratamiento inmunopresor.  

La eficacia del estudio se evalúo comparando el número de casos confirmados por PCR de infección sintomática de SARS-COV 2 los que recibieron BNT162b2 mRNA respecto a los de placebo 7 días después de la administración de la segunda dosis.  El dato correspondió con un 95% , muy superior a los valores óptimos recomendados por la OMS (70%).

 La variable principal de seguridad se definió como efectos adversos locales o sistémicas  y uso de antipiréticos y analgésicos en los 7 días tras la inyección del medicamento.  Los autores destacan la fatiga, más acusada que otras vacunas, y los escasos casos de linfoadenopatía.  La incidencia de reacciones graves fue similar en los dos grupos. Además saltó a la prensa  dos casos de anafilaxia que motivó a las autoridades sanitarias de Reino Unido a contraindicarlas en pacientes con antecedentes a esta reacción de hipersensibilidad.

2.Vacuna Moderna: (dos dosis separados por 28 días), a pesar de que su recién aprobación por la FDA se carece de un texto editado  en una revista científica que avale los resultados de su ensayo clínico de fase 3, por lo que sólo su uso se fundamenta en las  conclusiones precoces  enviadas a la  prensa y la documentación  aportada por el laboratorio a las agencias reguladoras.

La candidata auspiciada, por la célebre cantante country Dolly Parton, se  promociona por su mayor facilidad de distribución respecto a la de Pfizer, ya que aunque también precisa ultracongeladores para su almacenamiento, puede conservarse en la cadena de frío habitual durante 30 días.  Como buena noticia para nuestra malograda economía nacional, no se manufacturará en Dollywood,  sino  se realizará para todo el mundo (excepto Estados Unidos)  en una planta del laboratorio Rovi, en el distrito madrileño de San Blas,  a unos 40 minutos caminando de nuestro Kilómetro Cero.

3. Vacuna Curevac: (dos dosis separados por 28 días), antes incluso que su producto entrara en fase 3 esta empresa biotecnológica ubicada en la Selva Negra ya había firmado el acuerdo con la Comisión Europea. Esperemos que los socios que busca la empresa para alcanzar su producción posean domicilio fiscal en España.

Vacunas de  vectores virales

Se administra un virus (normalmente adenovirus) al que le han incorporado material genético el cual codifica la proteína S del SAR- CoV2 que se sintetiza dentro de la célula hospedadora del cuerpo humano.

4. Vacuna de Oxford-Astra Zeneca (dos dosis separados por 28 días)

Este medicamento, patrocinado entre otros, por Bill y Melinda Gates Foundantion,  aplica como vector el mismo adenovirus de chimpancé (ChAdOx1) que se había testado en la vacuna contra el causante del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS-Cov). A pesar de esta experiencia previa, ha arrancado, según los datos plasmados en  Lancet, con algunos obstáculos. El estudio realizado con personas con características similares al de Pfizer, aunque todos mayores de 18 años, presenta diferentes ramas que dificulta su análisis.

Por el momento, para analizar la eficacia se han reunido información de 11.636 voluntarios y corresponde con un total de 70,4%, por encima de los niveles óptimos antes apuntados

No obstante, se pueden distinguir dos tratamientos diferentes para los integrantes del grupo intervención. A la mayoría se les suministró una cantidad normal de  ChAdOx1 nCoV-19  en cada pinchazo pero  existió un brazo que recibió una primera dosis baja y tras los 28 días, una segunda estándar. Si evaluamos estas cifras  por separado, la eficacia de los que utilizaron la baja concuerda con 90% frente a al 62,1% del estándar, que aunque supera los requisitos mínimos exigidos por la OMS (50%), dista mucho del éxito teórico alcanzado por el resto de las candidatas.

Aunque los autores  mencionan varios posibles motivos para justificar este fenómeno, se destaca el posible rechazo por parte del  organismo de la segunda administración  debido a  la inmunidad adquirida al adenovirus de  la primera inyección. Es posible que esta repuesta fuera más intensa cuando se exponía al individuo a una cantidad elevada de vector viral. Esta explicación apoyaría la última decisión de la compañía británica Astra Zeneca  de forjar una alianza con  el Centro Gamaleya, responsable del desarrollo de la alternativa rusa, que aún no traspasado las fronteras bálticas para extenderse por el resto del viejo continente. El equipo de Oxford podría combinar su dosis con una de Sputnik V, de mecanismo de acción análogo pero que utiliza adenovirus diferentes, evitando, por tanto, esta exposición reiterada al mismo vector.

Con 74.341  participantes implicados en las variables de seguridad, ha trascendido a  los medios de comunicación los escasos episodios de  mielitis transversa, sin relación causal concluyente con ChAdOx1 nCoV-19 . Más relevante es quizá destacar que en este trabajo el comparador no se trata de placebo en alguno de los subestudios, sino de vacuna conjugada del meningococo ACWY . La diferencia por tanto  de número  reacciones adversas entre los dos  grupos no es muy elevado y puede incitar a minusvalorar estos efectos indeseables.

5. Vacuna de Janssen (Johnson and Johnson) (1 -2 dosis, aún pendiente de confirmar)

La única que se ha ensayado en su fase clínica en España parte con ciertas ventajas. Para empezar cuenta con una variable centrada en evaluar la prevención de infecciones graves, puede que sea suficiente una dosis y su adenovirus se empleó para la elaboración de la vacuna para el ébola (Zabdeno), hoy autorizada por la EMA, en circunstancias especiales.

La información pendiente de  publicación será interesante también para la empresa catalana Reig Jofre cuyo contrato con el gigante Johnson and Johnson le proporcionará trabajo en su planta de  producción.

Vacunas de  subunidades

Se usan componentes del  virus que  desencadenan la respuesta inmunitaria al individuo al que se le administra.

6. Vacuna de Sanofi-Aventis-GSK (dos dosis separados por 21 días)

El proyecto de colaboración de la corporación francesa con la  británica aplica  la misma tecnología basada en proteína recombinante que una de las vacunas contra la gripe  estacional de Sanofi. Sin embargo, no se augura un coronamiento inminente, ya que se ha anunciado problemas de eficacia, relacionados con el adyuvante. El medicamento se encuentra en fase I/II y se prevé que su puesta a punto se dilate en el tiempo.

Novavax, (Dos dosis separados por 21 días) Está candidata americana aún está pendiente de negociaciones con la Sra. Van der Leyen, emplea la proteína S integral para generar la inmunidad. A la espera de la finalización de su ensayo en fase III,  dispone de  la firma con la empresa gallega Biofabri,  integrante de la marca Zendal (no confundir con el controvertido hospital) para su fabricación en Europa.

Con esta entrada temporalmente cerramos el abanico de la presidenta de la Comisión Europea, manteniendo entre otras incertidumbres como el papel de estos medicamentos en la reducción de la transmisión viral, la seguridad a medio y corto plazo, capacidad para prevenir infecciones graves, hospitalizaciones, ingresos en UVI o mortalidad. También arrastramos la incógnita de  su actividad  en menores de 16 años, embarazadas, población inmunodeprimida y otros pacientes de riesgo.

Carlos Barreda. Farmacéutico de Atención Primaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s