Sin categoría

Lecturas de Navidad

Probablemente nos parezca que el almanaque se alimente de forma compulsiva, pero el solsticio de invierno ha llegado y una vez más, se reproducirán aquellos momentos recurrentes y casi siempre bipolares propios de estas fechas.

navAcudiremos a alguna velada familiar donde el cónyuge de algún comensal “con  azúcar” pondrá a prueba nuestra actualización de conocimientos, muy completa tras haber leído el informe del Ojo de Markov sobre autocontrol glucémico, la crítica de Therapeutics Letter al ensayo clínico más popular de la empaglifozina y la actualización de la guía SIGN con un nuevo algoritmo de tratamiento de diabetes mellitus tipo 2. Después de los turrones, si los más ancianos introducen palabras sin significado en los estribillos de los villancicos, propondríamos leer el Boletín de Información Farmacoterapéutica de Navarra, centrado en los síntomas psicológicos y conductuales asociados a la demencia. O si lo achacamos a los medicamentos, os sugerimos visitar el blog de Cecilia Calvo, que nos explica una estrategia para reducir el uso de antipsicóticos.

Entre fiesta y fiesta, habrá que prevenir a los pacientes con acenocumarol de la interacción con la vistosa y socorrida lombarda, que alivia el atentado anual contra el normopeso. En todo caso, una gran idea es acercarse la última revisión sistemática de anticoagulación oral a la que Carlos F. Oropesa dedica una entrada en su célebre y personal blog de información farmacoterapéutica “El Rincón de Sísifo”.

1383755295_extras_noticia_foton_7_1Ya sea para soplar en los controles de alcoholemia, para tocar el matasuegras o para inscribirse en la San Silvestre vallecana, necesitaremos nuestros pulmones a tono; quizá convendría hojear nuestra fiel panacea vasca sobre el tratamiento del asma. Aunque más relevante como carrera de fondo es El Plan Nacional de Resistencia a Antimicrobianos, en el que os invitamos a participar activamente mediante sus recomendaciones de prescripción antimicrobiana en Atención Primaria.

Además del menú implacablemente hipercalórico de Nochevieja, deberemos evitar los efectos indeseables de los sobresaltos por estruendos pirotécnicos en personas con corazones delicados. Para ellos, desde la mediática Cataluña nos llega sumado al cava un documento sobre medicación que puede empeorar la insuficiencia cardiaca.

Por nuestra parte, pediremos a Sus Majestades de Oriente que los dulces arrojados desde las carrozas no vitalicen la flora bucal, para no tener que recurrir al  “Resumen de manejo de infecciones odontogénicas”, publicado en Atención Primaria y sobre todo, que no incluyan chupachups, para no confundirlos en casa de los abuelos con los de fentanilo, de cuyos riesgos nos advierten los compañeros de Castilla y León.

Tras el último bocado de roscón, vendrán las rebajas y en doce meses se repetirá el ciclo en el que esperamos que se hayan usado los medicamentos, al menos, un poco mejor que el año anterior.

 

Ana Villimar y Carlos Barreda. Farmacéuticos de Atención Primaria.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s